jueves, 3 de septiembre de 2009

Weeds: Ampliando el negocio y la cuenta familiar

Hace unos días comentaba lo que me había parecido la primera temporada. Aunque no me fascinó, continué con la segunda y ahora toca hablar de ella.


[CONTIENE SPOILERS]

En la entrada que dediqué a la primera temporada de "Weeds" evité meterme de lleno en detalles específicos de la trama y de los personajes, para evitar sacar a la luz posibles spoilers que arruinasen a todo aquel que no hubiese visto la serie.
Como de lo que se trata ahora es de hablar de la segunda temporada, veo oportuno el hacerlo con la libertad que ofrecen dichos spoilers. Por eso, si has hecho caso omiso a las alertas que hay un poco más arriba y no quieres enterarte de nada concerniente a la serie, te recomiendo que dejes de leer a partir de ya. Si no lo haces, ni la mercancía que vende Nancy Botwin podrá ayudarte a olvidar.



Al final de la primera temporada dejamos sola a Nancy ante un problema muy gordo. Parecía que su vida empezaba a levantar el vuelo, había solucionado sus problemillas con la competencia del campus, estaba dispuesta a ampliar el negocio con la ayuda de Conrad y había conocido a Peter, un buen hombre que la quería y que prometía convertirse en un gran apoyo emocional y sentimental.
¿Pero qué pasa cuando eres traficante de drogas y descubres que tu nuevo novio es un agente de la D.E.A.?



Con este bombazo cerrando la temporada era obvio que el segundo año se presentaba muy agitado para Nancy.
Lo más lógico era esperar que se deshiciese de Peter o que abandonase su forma de ganarse la vida, pero el shock llega casi al incio de la temporada cuando este le confiesa que conoce sus actividades pero que no tiene de qué preocuparse.
Desde ese mismo momento y sin pensar en lo que pueda suceder si la relación fracasa, Nancy se lanza junto a Conrad, Andy, Doug, Dean y Sanjay al negocio del cultivo, distribución y venta de marihuana.



Entre tanto, Celia comienza su particular cruzada contra Doug para arrebatarle su poder como miembro del consejo, su marido Dean se alía con su hija para dejarla fuera de sus vidas y Silas intenta atar a su novia dejándola embarazada y le ofrece a su madre sus servicios como traficante.
Pero Andy no se queda atrás, ya que intenta hacerse rabino para evitar ir a la guerra, Heylia ve como su pequeño Conrad la abandona llevándose parte de su cartera de clientes y el pequeño Shane se incorpora al grupo de debate sólo por amor.



Toda la temporada está desarrollada con un ritmo muy bueno y acelerado, con unos finales de episodio de verdadero infarto ("Mamá, mi novia está embarazada", "Nancy, sé que traficas con drogas") y unas interpretaciones que mejoran lo visto en el primer año.
Así como Celia sigue siendo una adorable arpía y Doug un vividor sin principios, Andy ha pasado de ser ese cabrón que se masturba por el chat con la novia sorda de su sobrino, a ser un colgado que en el fondo intenta ayudar a su familia, eso sí, a su modo. Shanne también ha evolucionado y deja de ser ese niño raro al que nadie acepta, para convertirse en un preadolescente que empieza a descubrir en qué está metida su madre.



Pero lo verdaderamente bueno de la temporada llega en el último episodio cuando Nancy se ve acorralada entre un marido de la D.E.A. que intenta extorsionarla, una banda de armenios que reclama dinero por haberle liquidado y unos antiguos amigos de Conrad que están dispuestos a llevarse todo por lo que tanto han trabajado estos últimos meses.
Por si sola, esta situación promete bastante, pero si a eso le añadimos que la hierba por la que todos están dispuestos a matarse la tiene un descontrolado Silas que está a punto de ser detenido con las manos en la masa, pues tenemos un final de temporada muy potente entre manos.

Publicidad:

2 comentarios:

ALX dijo...

Ese cliffhanger es el más sobrado que he visto en una serie. La segunda es mi temporada favorita. La tercera no me gustó y la cuarta me volvió a reconciliar con la serie. Ya irás diciendo que te parece.

AELL dijo...

Pues después de haber terminado esta semana la 5ª te aseguro que añoro esos episodios de las primeras tres temporadas. Fueron el apogeo de la serie en mi opinión.
Geniales las imágenes que has elegido. Un saludo.