viernes, 9 de octubre de 2009

Pushing Daisies: La primera temporada episodio a episodio (I)

Ya echaba de menos esta serie de artículos en los que comento todos y cada uno de los episodios de una serie en concreto. Esta vez le toca a "Pushing Daisies"


Episodio 1.01: Un don nada dulce

Ned es un niño de nueve años que un buen día descubre que tiene el don de resucitar a los muertos con solo tocarlos. Lo que tarda algo más en saber es que por cada ser que resucita durante más de un minuto, otro debe morir y que aquel al que ha resucitado no puede volver a tocarlo, porque volvería a su estado de muerto.

Con el paso de los años, Ned, que ahora se dedica a hacer exquisitas tartas, ha aprendido a vivir con su don y lo utiliza para lucrarse junto a un detective privado llamado Emerson. Ambos se dedican a resucitar durante un minuto a víctimas de crímenes para así poder conseguir la información que necesitan.

Pero todo se complica cuando una de esas víctimas resulta ser Chuck, la primera chica a la que Ned besó y de la que lleva enamorado toda la vida. La tentación de dejarla con vida de forma permanente se hace cada vez más grande y cuando quiere darse cuenta, ya es demasiado tarde para volver atrás.



Empecé a oír hablar de esta serie durante esa época de renovaciones, cancelaciones, estrenos y preairs que tanto nos gusta.
De primeras me resultó curiosa su estética colorida, artificial y digna de cuento de hadas a lo Tim Burton. Poco después se confirmaría mi teoría y no quedaría una web en la red que no hablase de la serie barajando títulos como "Amelie" o "Big Fish".
Tanto color, tanta magia y tanta superfelicidad llegaron a asustarme de tal modo que decidí dejar pasarla.

Tiempo después descubrí que el responsable de todo el percal era el mismísimo Brian Fuller, creador de "Wonderfalls" y "Tan muertos como yo" y en ese momento empecé a perder ese miedo por la serie. Todo aquel que haya visto alguna de las series anteriormente mencionadas sabe la capacidad que tiene este hombre para crear un universo digno de fábula y alejado de toda realidad posible. También sabrá que el que mucho abarca poco aprieta y que crear un magnífico punto de partida y una historia realmente original no siempre garantiza el éxito y mucho menos una continuidad en cuanto a calidad.

Siempre creí que la debilidad de "Tan muertos como yo" era las pocas posibilidades que ofrecía la historia a medio y largo plazo, lo cual acabaría por hacer de la serie una simple repetición de lo visto anteriormente.
Con "Pushing Daisies", de la que ampliaré información más tarde, creo que pasa lo mismo. Posee una historia y unos personajes muy buenos y originales y síntoma de ello es el estupendo episodio piloto, pero si pensamos en la serie a largo plazo, no lo tiene fácil para evolucionar y seguir innovando.

Sí, la historia de Ned y esos flashbacks de niño son muy inteligentes y reveladores, la imposibilidad de tener una relación pasional con Chuck es un detalle curioso de ver durante unos pocos episodios (esos besos através del film transparente, esa luna de metraquilato entre los asientos del coche..) y el escepticismo de Emerson y el desconsuelo de Olive respecto a Chuck es divertido en un principio.
Pero como cabe esperar, o eso creo, esos detalles que la hacen tan especial dejarán de tener efecto muy pronto y a partir de ese momento solo nos quedará un entretenido procedimental.

Pero como todavía es pronto para juzgar una serie completa con solo tres episodios vistos, pues hablaré de lo que sí que he visto.
El episodio piloto es maravilloso se mire por donde se mire. Tiene una atmósfera de fábula y buen rollo como nunca antes había visto (esos prados amarillos, esa pastelería de ensueño cuyo tejado dan ganas de comérselo...), una premisa inicial muy original y perfecta para desarrollar esa historia profiláctica de amor de cuento de adas (si Tim Burton estuviese en el ajo culminaría la serie con un sacrificio por parte de Chuck a cambio de un beso) y unos personajes adorables.

Episodio 1.02: El maniquí

Un experto en automoción aparece muerto con claros síntomas de asesinato. Ned, Emerson y una recién incorporada Chuck comienzan a investigar el caso y descubren que la muerte está relacionada con un nuevo vehículo ecológico que está a punto de salir al mercado.

Mientras, Olive, la camarera de "The Pie Hole", comprueba desconsolada como su idolatrado y perfecto Ned no parece tener ojos más que para Chuck, cosa que tampoco agrada a Emerson, que la ve como una posible amenaza a la hora de resolver los casos y de repartir los beneficios.



Creí que no podría incluir otro episodio después del interminable comentario sobre el piloto, pero afortunadamente y recortando un poco el comentario anterior (sí, lo he hecho ¿no se nota?) puedo hablar de "El maniquí", el segundo episodio de la serie.
Pero antes de empezar, tengo que añadir una pequeña referencia respecto a los personajes que no he incluido antes. Por un lado está Olive, empleada de Ned en la pastelería, con las neuronas un poco alteradas y con un cuelgue por su jefe que roza la obsesión. Por otro, Lily y Vivian, las estrafalarias tías de Chuck que llevan años sin salir de casa y que en su día triunfaron como acróbatas marinas.

A Lily y a Vivian no las vemos en este segundo episodio, pero sí a Olive, que después de caerme verdaderamente mal por su exagerada estupidez y su cansino enamoramiento de Ned, consigue enamorarme por completo con su número musical al más puro "Once More With Feeling" de la genial "Buffy Cazavampiros".
Esa coreografía con Digby, el perro de Ned y esas interrupciones por parte de unos clientes de última hora y el tipo que encera el suelo a ritmo de mp3, son de lo mejor del episodio.

Respecto al episodio en sí, recuerda mucho a las historias que aparecían en "Tan muertos como yo". Son raras como ellas solas (¿un coche ecológico que funciona con diente de león y que explota si supera los setenta kilómetros por hora con la calefacción para asientos y la radio puestas?), con una extraña mezcla de "humor negro para toda la familia" y en definitiva, carentes de importancia en una serie en la que lo único que queremos ver es como Ned y Chuck intentan tocarse a través de los objetos más inverosímiles (en este caso, bolsas para cadáveres) y comprobar cuanto lana gastará Emerson con sus trabajos desestresantes de punto.

Publicidad:

2 comentarios:

Adri dijo...

Ese beso a través del plástico es uno de los momentos más "cute" de los últimos años :)

Serieina_Felipe dijo...

Como dices, el piloto de Pushing Daisies es perfecto se mire por dónde se mire pero el problema viene en algunos de los sucesivos episodios.

La originalidad de la serie nadie la puede cuestionar. Los personajes están y situaciones muy bien construidas pero como verás, la historia Ned-Chuck se hace un poco cansina (ODIO a Chuck, no puedo con ella!).

Por cierto, me parece increible que no te gustase Olive en el piloto, ¡¡si es el mejor personaje de la serie junto a Emerson!!