lunes, 4 de octubre de 2010

Perdidos: 6.10 "El paquete" (The Package)

La mayoría de vosotros despedísteis la serie hace ya unos meses. Yo decidí esperar al dvd y pegarme esos maratones lostianos que tan bien nos sientan. Novena review de la sexta y última temporada.

Desde hace ya demasiado tiempo, los episodios centrados en el matrimonio koreano me aburren soberanamente. Sí, me emociono con sus reencuentros y sus despedidas (sin olvidar ese episodio del parto en el que los guionistas jugaron muy hábilmente con los flashforwards y los flashbacks), pero sus historias fuera de la isla son un bucle constante de "tu padre me ha ordenado" , "fuguémonos" y "abrochate el botón". Además, Sun se ha convertido en un mero figurante más.

Antes de entrar en "El paquete" (que también ha tenido sus puntazos), repasemos un poco lo acaecido hasta ahora.
Charles Widmore ha llegado a la isla con el objetivo de derrocar al hombre de negro. Para ello, se ha 'aliado' (eso cree él) con Sawyer, aunque este tiene sus propios planes para salir en submarino con Kate.
Por otra parte, Richard se supone que conoce el resto del plan de Isabella para acabar con Locke. Hugo, Sun, Miles, Jack y Lapidus están con ellos.



Fuera de la isla, el vuelo 815 llega al aeropuerto de Los Ángeles. Sun y Jin bajan de él, pero al dirigirse a retirar su equipaje surge una complicación. Llevan una elevada suma de dinero sin declarar y el inconveniente del idioma no ayuda a solucionar nada. Finalmente, el dinero es retenido por los agentes aduaneros (no así el reloj), hasta que Jin rellene los formularios pertinentes y justifique tal suma.
Obviamente, el dinero forma parte de uno de los trabajitos del padre de Sun. Esto traerá problemas.

De vuelta a la isla. Los hombres de Widmore siguen con su costumbre de espiar en la sombra a Locke y sus hombres. En ausencia de este, aprovechan para lanzar dardos tranquilizantes a diestro y siniestro y dejarlos fuera de plano. ¿Explicación? Vienen a por Jin. ¿Por qué? Pronto lo sabremos. ¿Dónde está Locke? De visita isleña a Sun.
Tras localizarla, le promete reencontrarla con Jin, esta huye despavorida y acaba golpeándose en la cabeza con una terrible, vergonzante y paródica consecuencia: ¡Sun ya no habla inglés! Pero tranquilos, lo entiende.



En la estación Hydra, en la habitación 23 para ser exactos (ese lugar lavacerebros), Zoe le explica que le verdadero motivo por el que le han secuestrado es que les de información por unos mapas en los que, en su época de Dharma, señalizó zonas de alto electromagnetismo.
Mientras, en el otro lado, Locke le encarga a Sayid una de sus misiones. Rescatar al koreano (averiguamos que Kate ya no está en la lista, que Claire tampoco, pero que aun así contará con ellas).

Antes de volver al presente fuera de la isla, resumamos otras cosillas importantes del episodio.
Locke ha llegado a la otra isla (Sayid también, pero de otro modo) y, frenado por las barreras sónicas, ha tenido una interesante conversación con Widmore sobre la llegada de una anunciada guerra.
En la selva, Richard tiene un plan. Destruir el avión de Ajira para evitar que Locke abandone la isla (por el agua no puede hacerlo, así que el submarino no cuenta).



Presente fuera de la isla. Jin y Sun son retenidos por Keamy, el individuo que tenía que recibir el dinero y el mismo que se lo prestó al hermano de Sayid (de ahí ese fugaz encuentro entre el irakí y el koreano en la cocina del restaurante donde se desarrolla todo).
Sayid se carga a casi todos, Jin al que queda y Sun, embarazada, es herida de bala. Se acabó el flashsideway más insustancial de la temporada.

De vuelta al presente. Hydra. Widmore tiene el 'detalle' de enseñarle a Jin unas bonitas fotos de su desconocida hija. Recordemos que Jin no la vio nacer (de ahí la referencia al episodio del parto que hice más arriba) y es la primera vez que la ve. Ahora solo falta el reencuentro final entre el matrimonio.
Muy emotivo todo, pero vayamos al puntazo final del episodio. Los minutos más destacados y agradecidos de "El paquete".



¿Os acordáis de esa habitación que había cerrada a cal y canto en el submarino? Sayid ya sabe lo que hay (para eso está obsevando desde el agua cual Chuck Norris en una de sus pelis) y nosotros no tardaremos mucho.
Tres, dos, uno. Desmond Hume vuelve a la isla. ¿Tendrá algo que ver su pasada experiencia con el electromagnetismo (la explosión de la escotilla)? ¿Amor de suegro?
Finalazo. Soy feliz. Fundido a negro.Fin.