miércoles, 17 de noviembre de 2010

Especial: 1000 entradas... hablando de series (#987)

Novecientas ochenta y siete entradas hablando de series. Defendiendo finales de temporada y giros inesperados, sufriendo por los personajes, recomendando auténticas maravillas, evitando sangrantes spoilers... Sigamos.


Lo comenté hace unas semanas en otra entrada referente a su inmininente lanzamiento en dvd. No espero nada extraordinario de los niños cantores de Fox. Sé que ni de coña me voy a encontrar con un espectáculo como el que Joss Whedon nos regaló con aquel "Once More With Feeling" de Buffy y sus colegas, pero he de reconocer que he escuchado algunas canciones y tengo ganas de ver la puesta en escena.
Ya de antemano creo que chocaré con muchos de sus personajes (la mitad parecen idiotas en sus fotos promocionales), que no me voy a encontrar con una serie teen revolucionaria y que no me voy a enamorar de ella, pero si es capaz de divertirme durante un rato, eso que me llevo para el cuerpo.


"El Internado" llegó con fuerza para revolucionar un panorama de ficción nacional (en mi opinión) totalmente obsoleto.
Su puesta en escena fue arriesgada y la inversión muy alta, pero seguía fallando algo muy importante: Rezumaba el "made in Globomedia" por todas partes.
Tramas alargadas hasta lo impensable, demasiado protagonismo a las historias de amor, promociones poco acertadas y un sin fin de innecesarios y cuestionables fichajes cada temporada, la hicieron perder fuelle poco a poco.
En mi caso, el abandono llegó en la cuarta temporada y aunque, tras destriparse el final en Twitter, ya sé lo que ocurrió, pienso recuperarla en breve.


Mi travesía junto al doctor Gregory House ha sido un tanto accidentada. Cuando se estrenó en España, de la mano de Cuatroº, fui de los pocos que se resistieron a caer en lo que yo creía que era una serie de moda pasajera. Finalmente dí mi brazo a torcer y vi la primera y segunda temporada completa.
Para cuando llegó la tercera, creí que era momento de olvidarla para siempre. Sus tramas se repetían en un absurdo y continuo bucle y las gracias del doctor ya no despertaban ninguna reacción en mí.
Este año y tras descubrir que la cosa había dado un interesante vuelco, me reconcilié con ella y el odio se convirtió en pura y absoluta devoción.


Hubo un tiempo en que "Los Simpson" se caracterizaban por ser la serie animada por excelencia en lo que a crítica social y subrealismo se refiere (hoy en día son... Ya no sé ni lo que son). Después llegó "South Park", que aunque muchos la dan por finalizada hace años, sigue dando tanta guerra como el primer día y más tarde "Futurama", "Padre de familia", "Padre made in USA" y "El show de Cleveland".
De estas cuatro últimas, "Futurama" está en un lugar muy especial, pero "Padre de familia" es el cafrerío y el salvajismo más divertido que he tenido oportunidad de ver.
Peter es mi puto héroe animado y sus continuas referencias a la sociedad, al cine y la televisión, realmente magistrales.

3 comentarios:

LiPooh dijo...

A ver si te pones con Glee, que tengo mucha, mucha curiosidad por ver que opinas de ella...

Ay, House! Tantas alegrías que me ha dado y tantas decepciones en la última temporada. Tranqui que no diré nada más.

Saludicos.

Un telespectador más dijo...

Veremos que opinas de Glee pero ya te digo que no va a ser ningun pelotazo....pero bueno, por las canciones de la primera temporada merece la pena.

Yo tambien soy de los fans de Peter por encima incluso de Homer, qué grande es!

Con House me pasó lo que a ti, las primeras temporadas las seguí por Cuatro, peor me bajé en la tercera porque ya era siempre lo mismo.

Saludos!

martinyfelix dijo...

Que ganas tengo de ver que opinas de 'Glee'. No pienso decirte nada, ya veremos que pasa...

Pufff con 'El Internado'. Como siempre, estiraron el chicle y ya sé sabe lo que pasó...

House la empecé hace poco, pero me he quedado atascada en la 2ª por falta de tiempo.