lunes, 29 de noviembre de 2010

Especial: 1000 entradas... hablando de series (#999)

Novecientas noventa y nueve entradas hablando de series. Aunque aún dedicaré un par de entradas a responder vuestros comentarios, tengo que daros las gracias por este fabuloso seguimiento. ¡Gracias! ¡Muchas gracias!


Lo siento, pero he de decirlo. "Veronica Mars" está sobrevalorada y no es la joya que muchos creen (al menos, en mi opinión).
Cierto que no es una serie teen, cierto que la relación entre padre e hija es maravillosa, cierto que sus historias son más o menos adictivas y bien elaboradas, pero a mí no terminó de entrarme y la sensación final no fue tan dulce como esperaba.
La primera temporada la disfruté en su justa medida, la segunda se me atascó un poco y la tercera se quedó ahí, a medias. Algún día la recuperaré, pero de momento...


Hace unos añitos decidí probar suerte con la sci-fi. La elegida para el experimento no fue otra que la larguísima "Stargate SG-1". Tras comprarme varias temporadas y tener más paciencia que un santo confirmé mis sospechas de que ese género no era para mí.
Años más tarde (este mismo 2010) decidí probar suerte con su spin-off, "Stargate Atlantis" y la sorpresa fue mayúscula. No solo la acepté, sino que la gocé.
A día de hoy, tengo en mi lista de visionado las tres series que, de momento, componen la saga. ¿Qué cosas, no?


Maravillosa. Esa es la primera palabra que se me viene a la cabeza cada vez que me pongo a hablar en "Las chicas Gilmore".
Hace años, yo era uno de esos que creían que era una serie ñoña y cursilona para mamás y niñas de instituto. Pero fueron varias las personas que me hicieron ver que nada más lejos de la realidad. "Las chicas Gilmore" era drama, comedia, inteligencia, espontaneidad, subrealismo y un montón de adjetivos más.
¿Por qué no darle una oportunidad? Lo hice y nunca me arrepentiré de ello.


"Dawson crece" fue la primera serie teen que vi. Para ser más exactos, en verano, en Tve y dentro del mismo espacio que emitía series del tipo "Las gemelas de Swett Valey", "Xena. La princesa guerrera" o "Una mujer explosiva".
Por aque entonces me pareció maravillosa y hoy en día, puedo seguir afirmando que es la mejor serie juvenil que se ha hecho, aunque eso no quite para que el tema Dawson-Joy canse y su lenguaje sea demasiado cool para su edad. Pero ¿Y Pacey? No me digáis que Pacey no molaba. ¿Quién no ha querido un Pacey como colega?

4 comentarios:

Un telespectador más dijo...

Coincido contigo en lo de Verónica Mars, porque me he quedado estancado en el 10 o 11 de la primera temporada...yo no se qué le ven para ponerla por las nubes...

Las Gilmore son genialérrimas, yo les tengo un cariño enorme. Amo a Lorelai por encima de todas las cosas.

Saludos!

martinyfelix dijo...

Maravillosa, tú lo has dicho. Las Gilmore es mi serie preferida de todos los tiempos.

omar_valadez dijo...

Yo pensaba igual de las Gilmore, hasta que hice un cambio de series con Samuel y comence a verla y me encanta.
Y que puedo decir de Dawson's Creek, es verdad que Dawson/Joey cansa mucho, pero siempre estaran Peacy, Jen y Jack para animar, la serie es una maravilla WB.
Hay muchas series "sobrevaloradas", yo tengo pendiente Veronica mars, y tu comentario me freno a querer seguirla, y es que ya van muchas series que se dicen son el tesoro del atlantis y resultan ser bastante normalitas.
Saludos, mañana la entrada 1000 =)

LiPooh dijo...

Coincido plenamente con tu opinión de Las Gilmore y de Dawson Crece. Veronica Mars me gusto muchísimo, pero es cierto que no es la MEJOR (sí, así en mayúsculas) y que esté algo sobrevalorada, pero aún así me entretuvo muchísimo y con eso me quedo.

Saludicos.