jueves, 2 de abril de 2009

C.S.I. Miami: Jugando con los colores

No intente ajustar el color y el brillo de su televisión, no se preocupe por si su nuevo lcd "full HD" se ha estropeado. Siéntese y disfrute, usted está viendo C.S.I. Miami.


Si alguna vez habéis notado que los casos de Caine y su equipo brillan más de la cuenta, hay reflejos y destellos poco casuales, son tremendamente coloridos y en general desprenden una calidez y vistosidad que entran ganas de estar sumergido de lleno en una de sus playas, no es ninguna coincidencia es "El estilo C.S.I. Miami".
Pero no creáis que todo eso forma parte del metraje original ni que se logra manoseando un poco los niveles de imagen, ya que detrás del resultado que vemos en nuestras pantallas hay muchas horas de post producción en las que los directores de fotografía, de producción y artísticos preparan previamente el rodaje para después poder retocar cada uno de los fotogramas para dotarle de ese estilo único que la diferencia del resto de sus franquicias.

Eagle Egilsson y Charles Mills (directores de fotografía), se plantean cada episodio como un anuncio de televisión con el que estimular y mantener alerta al público a través no solo de sus guiones sino de sus imágenes. En definitiva de lo que se trata es de dar un completo producto cuidado y de calidad.
Para que en la post producción se pueda dotar al metraje de esa viveza y calidez es necesario tener esa idea presente durante el rodaje de cada escena y por ello es vital que factores como el vestuario, los escenarios o la iluminación sean los adecuados.


Carey Meyer (director de producción) destaca la importancia de los escenarios principales (la multitud de posibilidades que ofrece el plató donde se encuentra el laboratorio criminalístico y que se renovó por completo para la cuarta temporada), los platós episódicos (en los que apuestan por un diseño moderno y lujoso) y los exteriores que suelen rodarse en Miami y Los Angeles.
El uso de escenarios coloridos se complementa con colores verde y naranja y desde la quinta temporada se ha apostado por trabajar con una nueva gama de colores en texturas y papeles pintados con la intención de no estancarse y mejorar y evolucionar en el sello "C.S.I. Miami".

Aunque el equipo tiene muy claro lo que se quiere conseguir a nivel visual y cómo tratar o crear un escenario para mostrar lo que se desea, las cosas se complican cuando se graba en exteriores ya que ahí es donde no se pueden manipular previamente luces y colores como sí se puede hacer en interior y han de luchar en contra de la meteorología y las horas del día.
Pero a pesar de ello cada episodio debe mostrar una cierta homogeniedad y a la utilización de filtros hay que añadirle la labor del coloreador que es quien tras tener todo el metraje, retoca y manipula cada fotograma para quitar o añadir todo lo necesario en cada escena.


Mark Wilkins (coloreador) es el último que recibe el material cinematográfico, que previamente ha sido preparado por el director artístico y los de fotografía y que se encarga de finalizar el trabajo tratando y retocando digitalmente la imagen para que quede tal y como nosotros la vemos.
Su labor consiste (como se puede ver en la siguiente animación) en subir principalmente la saturación de colores y equilibrar los negros y los brillos y una vez que se consigue lo que se quiere, jugar modificando algunos tonos como los verdes y amarillos, oscurecer o aclarar determinadas zonas, e incluso desenfocarlas para que la mirada del espectador se centre en un punto más importante de la escena.

Al margen de que las historias o actuaciones puedan o no ser del agrado de todos, lo que sí que es cierto y que desconoce mucha gente es que detrás de esos cuarenta minutos semanales de serie hay mucho más trabajo del que se ve a simple vista y que ayuda a que el conjunto final sea espectacular.
Todo este trabajo y mucho más queda reflejado en el documental "Elevando la temperatura" que se encuentra en el dvd de la quinta temporada editada por Aurum en nuestro país.

2 comentarios:

MFAL dijo...

A mi me encanta la serie, y la manera en que esta filmada y dirigida es impecable.

bandicoot dijo...

La verdad es que sí. Solo por su estética y la forma en que es filmada merece la pena verla. Es un gusto para los sentidos.