viernes, 20 de agosto de 2010

Flashpoint: La primera temporada episodio a episodio (II)

Hace unas horas, comentaba los cuatro primeros episodios de la primera temporada de la serie. Ahora le toca el turno a los cinco últimos. Y es que, cuando una serie te sienta bien, no puedes parar de hablar de ella.

Episodio 1.05: ¿Quién es George?



De los nueve episodios que componen la temporada, este es uno de los que menos recuerdo.
Todo comienza cuando un hombre irrumpe en una sucursal bancaria con el fin de robar el dinero de la caja. El SRU cree que puede ser el mismo hombre que ha perpetuado cinco atracos más, pero resulta ser un empleado descontento.

Hasta ahora, uno de los episodios más flojos. Tenemos a un tipo desesperado en busca de su propia justicia, además de dinero, y al equipo de Parker dispuesto a actuar contra el que creen que es un peligroso delincuente.
Si no fuese por este último detalle, el episodio no merecería nada la pena.

Episodio 1.06: Centro comercial



Una joven vive atemorizada por un grupo de pandilleras que se la tienen jurada tras haber declarado en un juicio. Hasta ahora la cosa no había pasado de insultos, amenazas y pintadas en la fachada de su casa, pero todo se desmadra cuando las jóvenes deciden acabar con la soplona de una vez por todas.

Si el quinto había sido un episodio bastante prescindible, este sexto vuelve a llevar a la serie a lo más alto.
Con una carga dramática muy alta, una historia que logra ponernos los pelos de punta y una puesta en escena en la que no falta de nada (caos en un centro comercial, tiroteos, caída en rapel...), "Centro comercial" es otro de los episodios destacados.

Pero algo malo tenía que tener y es que ver a una panda de crías de dieciséis años, que no miden más de metro sesenta y cuyo rostro no es nada temible, correteando pistola en mano como si se tratasen de los mismísimos hombres de Barksdale (toma mención a "The Wire"), no resulta nada creíble.

Episodio 1.07: Él conoce a su hermano



El planteamiento es el de la típica familia adinerada en la que el padre ejerce la autoridad (para eso es el que paga los viajes, la casa y los vehículos), la madre le sigue la corriente, el hijo pequeño intenta seguir los pasos de su progenitor y el hermano mayor resulta ser la oveja negra que acaba en una escuela militar.

Todo esto acaba a lo "Flashpoint", con el hijo mayor encañonando al padre tras una discusión. En un principio, todo nos hace pensar que este sufre algún tipo de trastorno, causado por su tiempo en la escuela, o simplemente es odio irracional. Poco a poco iremos viendo que los buenos no son tan buenos, ni los malos tan malos.

Y como suele pasar en esta serie, la historia consigue dar unos cuantos giros que hacen que tus sentimientos hacia los personajes cambien en cuestión de minutos.
Cabe resaltar el fantástico final del episodio. Muy emotivo y lleno de matices. Junto al del segundo, uno de los más simbólicos.

Episodio 1.08: Nunca besé a una chica



Chico negro es acusado de un asesinato que nunca cometió. Chico negro pasa una larga temporada en prisión. Chico negro sale y se encuentra con el odio de sus vecinos. Chico negro explota y decide ir, arma en mano, a pedir explicaciones al fiscal que llevó su caso. Chico negro se encuentra con Ed Lane en el juzgado. Chico negro no sabe quién es Ed Lane.

Cualquiera que haya visto un par de episodios de la serie sabe que, cuando la historia gira en torno a Ed Lane, nos esperan cuarenta minutos de infarto. Por cierto, gira e torno al agente Lane porque, al contrario de lo que cabía pensar,parte de la trama ocurrida en el episodio piloto (más bien, las consecuencias de lo ocurrido) continúa en este.

Buen episodio en el que volvemos a ver a un inofensivo joven en el peor día de su vida.
Respecto a la historia, mola ver cuando el malo y el bueno negocian sin que el primero sepa quién es el segundo. Mola porque nosotros sí que lo sabemos y somos conscientes de por qué le dice lo que le dice y lo que busca con ello.

Episodio 1.09: Alineación de planetas



El SRU no sabe lo que le espera cuando, intentando rescatar a una niña recién secuestrada, se topan con una joven recluida en el mismo lugar y con un grave síndrome de estocolmo.
El objetivo es liberarlas a las dos y detener al secuestrador. Lo prioritario, rescatar a la niña y eliminar a cualquiera que suponga una amenaza contra ella, sea quien sea.

Al igual que ocurriera en el episodio "Pidiendo flores", la trama coincide, desgraciadamente, con varios hechos que ocurren en nuestra realidad. Esto provoca que nos sintamos un poco incómodos viéndolo, pero agradecidos por la forma con la que se trata y la resolución final que se le da al conjunto.

En definitiva, un buen final de episodio para el cierre de una temporada inaugural bastante buena.
Ahora solo queda esperar a ver los cambios que tengan lugar, si es que los hay, en la segunda temporada y ver si son acertados.
Personalmente, espero que siga como hasta ahora. Con eso me conformo.

Vuelve a leer la primera parte, aquí.