lunes, 22 de noviembre de 2010

Especial: 1000 entradas... hablando de series (#992)

Novecientas noventa y dos entradas hablando de series. Will y Grace, Booth y Brennan, Mullder y Scully, Sarah y Grisson, Buffy y Angel, Ross y Rachel... Infinidad de parejas, infinidad de momentos, infinidad de series.


Uno de mis 'guilty pleasures' pendientes de este 2010 es "The Vampire Diaries", la serie que lo está petando en la CW (aunque parece que este año no la veremos en dvd).
Para empezar, diré que no tenía ninguna gana de saber nada de lo que yo creía que era la respuesta obvia al éxito de "Crepúsculo". Si la saga cinematográfica es mala a rabiar y las novelas tampoco destacan por su calidad, era de esperar que este producto siguiese sus empalagosos pasos.
¿Qué pasó para que cambiase? Pues que gurús seriéfilos como Moltisanti (Carrusel de series) empezaron a hablar más que bien de ella. Para mí, más que suficiente.


Ya lo he dicho varias veces (en mil entradas, no es nada complicado que sea así), para alguien que no la ha visto nunca (hablo por mí), "Entourage" tenía toda la pinta de ser un "Sexo en Nueva York" para machos. Después de verla, la cosa no cambia y eso no es malo, ya que "Sexo en Nueva York" es una gran serie.
¿Diferencias? Mucho más humor, chistes más bestias, derroche de cameos y unos personajes que lo dan todo en poco más de veinte minutos.
Con dos temporadas vistas, puedo decir que es la serie perfecta para saber más del mundillo de los 'quiero y no puedo' de Hollywood y cachondearse con y de ellos.


La ABC Family ha dado series, poco conocidas, pero bastante dignas. Entre las primeras que me vienen a la cabeza están, la ya cancelada, "Kyle XY" y "Greek", que es de la que ahora toca hablar.
El principal mérito de "Greek" está en desarrollar la enésima serie teen pero desde un punto de vista más light, blanco y divertido. Fuera los dramas tipo "One Tree Hill", los romances pastelosos a lo "The O.C." y las profundas reflexiones made in "Dawson Crece". Las tramas de "Greek" son mucho más suaves y divertidas y su único objetivo es la de hacerle pasar al espectador un buen rato.


Puuffff. No sé cómo narices rellenar ocho largas lineas con semejante bodrio de serie.
Hay quien dice que la primera temporada fue la única buena, quien asegura que la segunda bajó el listón y que más tarde mejoró. No sé quién tendrá razón, pero a mí no me atrajo nada en absoluto ¡jamás! De hecho, me quedé en la segunda.
Para una historia con tanto potencial y grandes medios, la trama no se desarrollaba con el ritmo adecuado, los personajes no aportaban nada y marear al espectador sin llevarlo a ninguna parte parecía el principal objetivo.
Lo dicho, un fiasco insufrible en toda regla. ¿Mira!, ocho lineas completitas. Se acabó.

3 comentarios:

martinyfelix dijo...

A mí también me están convenciendo para ver 'TVD'. Y eso que dije que no nunca en la vida...

bvalvarez dijo...

The Vampire Diaries es el mayor placer palomitero semanal actual. Las cosas que pasan por minuto en esa serie tardan años en ocurrir en otras.

Y Entourage... una de mis ¿comedias? del alma y eso que soy "hembra". Ari Gold es uno de los personajes más carismáticos de los últimos años, adoro a Jeremy Piven. Qué pena que solo reste una temporada para el final.

omar_valadez dijo...

A mi me sigue gustando Entourage aunque no soporte al protagonista, pero Ari vale la serie XDD.