domingo, 10 de mayo de 2009

Life: Conociendo a Charlie Crews

Esta semana ha entrado otra serie en mi vida. Una de la que nunca pensé que me enamoraría. Una que ha logrado situarse muy alto en mi lista en tan solo tres episodios.


Creo que fue el pasado verano cuando Telecinco anunció el estreno de una nueva serie policíaca bajo el lema Todo está conectado, como repuesto al siempre eficaz "C.S.I.".
Cuando vi los anuncios promocionales no dudé en que se trataba de otra serie más en la que la pareja protagonista resuelve los crímenes más retorcidos, gracias a su instinto innato.

Recuerdo también que tras una buena acogida por la audiencia, la cadena optó por sacarla del late night y llevársela al horario estelar aprovechando así su tirón. Tampoco puedo olvidar como el perder el efecto arrastre de "C.S.I." provocó un señor batacazo de share, tras el cual decidieron guardar la serie en un cajón hasta nueva orden.

Hace unos meses y tras finalizar la emisión de la séptima temporada de "C.S.I. Miami", alguien pensó que era hora de rescatarla y devolverla al horario que les funcionó en un principio.
Nuevamente la estrategia salió bien y actualmente sigue en antena.

Es en este segundo intento de emisión cuando opto por ver un episodio y juzgar por mí mismo la calidad del serial. Oh, ohhhhh, pensé.
No me malinterpretéis, mi lamento no venía porque mis pesimistas sospechas se confirmasen, venía porque mientras veía dicho episodio pensaba en que esa serie tenía que estar en mi dvdteca.

Lo que yo creía que sería otro procedimental manido, aburrido y pedante resultó ser una serie de acción bastante singular y divertida (no aburriré a nadie con el típico resumen del argumento).
Era una mezcla perfecta entre "C.S.I.", "Bones" y "House". La primera por la temática, la segunda por el humor negro y la tercera por tener un peculiar personaje que va a su bola y que hace y deshace cuando y como quiere sin pensar en las consecuencias.

Pero lo que más llamó mi atención fue la manera de afrontar las tramas de forma sencilla y con un continuo hilo de humor, las ocurrencias del protagonista Charlie Crews (genialmente interpretado por Damian Lewis) y su inseparable Ted (Adam Arkin) y esa serie de flashes a modo de documental que recojen testimonios de los personajes.

Hace pocos días que el dvd de la primera temporada ya forma parte de mi colección (curiosamente ha coincidido con el anuncio de su cancelación) y tras haber visto solo los tres primeros episodios, puedo decir que de momento está situada muy arriba en mi lista de series para recomendar.

1 comentario:

Serieina_Felipe dijo...

Nunca vi la serie porque no me atraía demasiado (pensaba que era un "procedimental más"), pero después tu crítica y de que varias personas me la recomendasen estoy pensandome seriamente en darle una oportunidad ;)