viernes, 5 de febrero de 2010

Perdidos: Los más emotivos (A través del espejo)

¿Quién no recuerda las premoniciones de Desmond? ¿Quién no se acuerda del heróico gesto realizado por Charlie para salvar a sus compañeros? ¿Quién no se emocionó al leer el mensaje en la mano de Charlie?

El final de la tercera temporada de "Perdidos" supuso un punto de inflexión en la serie. Hasta ahora solo habíamos presenciado lo ocurrido en la isla y antes de que los protagonistas llegasen a ella. Al cierre de este tercer año se nos permitió descubrir parte de lo que sucedería años después de que algunos de los supervivientes del 815 de Oceanic regresasen a casa.

Pero si algo trajo el final de la tercera temporada fue la ejecución de una sentencia que llevaba firmada desde los primeros episodios.
Tras implosionar la estación "El Cisne", Desmond comenzó a sentir una serie de premoniciones a modo de inesperados flashes. Todo lo que veía en ellos acababa haciéndose realidad (la caída de un rayo, la llegada de una paracaidista que les ayudaría a salir de la isla, el incidente de Claire en el agua...). Pero todos ellos traían consigo un desagradable fin: La muerte de Charlie.



No importaba las veces que Desmond intentaba cambiar el rumbo del destino, cuantas veces interviniese o cuantas veces se adelantase a los hechos. Siempre que tenía una visión, esta acababa de manera trágica para Charlie.
Lo más duro para ambos llegó el día que el rescate parecía estar más cerca que nunca. Naomi había llegado a la isla tras saltar de un helicóptero de rescate y tan solo necesitaba hacer una llamada para que la localizasen y sacasen a todos de la isla. El problema estaba en que la única forma de poder avisar por radio era desconectar las señales que hacían interferencia con el aparato.

Dichas interferencias provenían de "El espejo", una estación Dharma cuya localización está a varios metros bajo el mar, y tan solo debían llegar hasta allí y desactivar el panel que las emitía, tal y como Desmond había visto en sus flashes.
El inconveniente de todo esto es que la última visión de Desmond le mostraba a Charlie muerto bajo el agua.



Llegados a este punto era el momento de valorar las posibilidades. ¿Realmente Charlie tenía posibilidades de esquivar siempre a la muerte y salir victorioso? ¿Si decidían burlar nuevamente al destino se salvaría Charlie? ¿Pondrían así en peligro el rescate del resto de supervivientes? ¿Acaso la vida de una sola persona era más importante que la de un grupo entero?

Charlie lo tenía claro. LLegado el momento aceptaría lo que el destino le tuviese preparado, No intentaría engañarla nunca más, no pondría en peligro a Aaron, Claire, Jack, Hugo y los demás. Si debía sacrificarse lo haría. Y así fue como se embarcó junto a Desmond rumbo a "El espejo".



El episodio acaba con Charlie y Desmond en "El Cisne". Charlie recibe una videoconferencia de Penny, la novia de Desmond, y descubre que el barco que según Naomi rescatará a todos realmente no está allí para ese objetivo.
Tras explosionar una granada, en manos de uno de los hombres de Ben, Charlie solo tiene tiempo de cerrar la escotilla del recinto donde se encuentra y avisar a Desmond, mientras le cubre el agua, de que Penny no tiene nada que ver con el barco ni con Naomi.



Publicidad:
Y A LAS 21:55... NUEVA ENTREGA DE LOS MÁS EMOTIVOS

4 comentarios:

Scott dijo...

Charlie siempre fue mi favorito, por mucho que todos lo odien me encantaba.
Bonita entrada que le has dedicado, y el video.. Michael Giacchino es muy grande con su música(si, se me han vuelto a humedecer los ojos :P)

Disfruta la quinta!!!

satrian dijo...

La imagen de la mano de Charlie se nos quedará a todos grabada, un destino inevitable y un final heróico.

Adri dijo...

Empecé a coger manía a Charlie en la segunda temporada y ya en la tercera me ponía de los nervios.... pero he de reconocer que esos últimos episodios con él dieron apra mucho. Me encantó la idea de "greatest hits" y ese emotivo final me hizo hasta llorar por un personaje que hacía tiempo que quería que muriera xD

fon_lost dijo...

yo a Charlie le tenía algo de manía la verdad. y la primera vez que ví este final no me dio tanta pena como podría haberme dado. pero cuando lo ví una segunda vez sí, ya la ví más emotiva y bonita.